Seminario Todas las naciones

Rosa

Conocí al Señor a la edad de 17 años. Mis padres y yo migramos de la provincia a la capital mexicana y allí me fue presentado el mensaje del Evangelio. A pesar de tener amigos en la escuela yo me sentía sola y con un vacío en mi corazón. Los eventos religiosos tradicionales nunca dieron respuesta a mi necesidad, hasta que conocí a Cristo como mi mejor amigo.

Leslie Karina

Recuerdo que el día de mi conversión fue cuando leí un pequeño folleto que me regalaron mis ahora hermanos en Cristo de la Iglesia en donde me congrego actualmente. Era de noche y tenía que subirme a un camión para llegar a mi casa. En el camino cuando iba leyendo el contenido de este despertó en mí una urgencia por saber más de Cristo y de la iglesia, recuerdo muy bien que en el folleto decía que si solo me quedaban 5 minutos de vida a donde creía yo que iría.

Karina Esperanza

Nací en un hogar cristiano, para ese tiempo mis padres tenían 4 años ya de pastores en el templo Sinaí de las Asambleas de Dios. Conocí del Evangelio y la Palabra de Dios desde muy pequeña en la iglesia durante las clases de la escuela Dominical. Acepté a Cristo como mi Salvador a los 12 años de edad, después de leer un pasaje bíblico en mi recamara.